EL HUMOR COMO IDEOLOGÍA

¿Hay lugares ajenos al poder? ¿Cuál es el fin del humor? ¿Hay una monopolización del humor?

Por Lautaro Funes

El ser humano, en su relación cotidiana con las cosas, ha generado sistemas de ordenamiento. Estos tienen el fin de “enmarcar” a las cosas y nuestra relación con las mismas tomando a ciertos temas como a-políticos, y en su mayoría de casos, obvios. Cuando algo está en el marco de lo a-político, pierde toda posibilidad de debate. Al creer que hay lugares ajenos al poder, es imposible ver las grietas de tal sistema; cuando las cosas se hacen ver como absolutas, naturales, o provenientes del orden natural de las cosas. Es en ese punto donde se debe mirar donde una vez se vio, el par de medias no se puede encontrar con solo ver una vez dentro del cajón; es un mero ejercicio de deconstrucción, pero ligado a un minucioso análisis estructural, ya que como dijo Foucault: “la cárcel más efectiva es la que no se ve”. Siguiendo la frase, y aplicándola al contexto, se deben buscar las rejas en condición de preso.

El humor es uno de esos lugares donde se considera que el poder no actúa, y ese es el tema a analizar.

En principio, ¿qué es el humor? Un hombre con una olla en la cabeza es gracioso, tomar agua y escupirla a quien no lo espera, contar un chiste sobre un chino que tenía un vecino con muchos perros, etc. Todo eso es considerado gracioso, pero ¿qué hay en común entre todas estas cosas? Evidencian o crean desorden, generan algo fuera de lugar pero, ahí está la clave: de forma “inofensiva”. El humor consta de una situación donde un elemento distorsiona de los demás sin lograr una situación de peligro, sino de absurdo. Ahora bien, para que algo “salga de la norma”, primero ha de crearse esa norma.

A partir de este punto, se ve involucrada la cuestión ideológica. Cuando alguien ve un chiste, en base a su entendimiento de lo real,  va a discernir en cuanto a la cualidad humorística de la situación, o bien del chiste. Un homofóbico se reirá de un transexual que intenta besar al productor, debido a que considera como lo “anormal” al transexual; lo fuera de lugar. Y lo que lo envuelve, lo que lo deja tranquilo, es que todo es una teatralización, que en realidad ese hombre maquillado es heterosexual.

Sin embargo, bajo la misma broma, cualquier persona que participe de la comunidad LGTBQ[1] se ofendería, y esto se debe a dos cuestiones:

  • Lo supuestamente “fuera de lugar”, no está fuera de lugar.
  • Porque no cumple la cualidad de “inofensivo”.

En resumen; el humor es humor en tanto sea comprendido de esa forma. Sin embargo, aquí recae otra cuestión: el humor puede normalizar las conductas. Y aquí yace otro punto de análisis: ¿el humor simplemente se ve afectado por la ideología del sujeto, o en realidad también le impone una?

La posibilidad de que el humor imponga al sujeto una ideología fortalecerá la base que se está rompiendo en el supuesto chiste. Normalizar la burla frente a las personas homosexuales los pone en la posición de lo “anormal”, fortaleciendo la base de dicho chiste (en este caso homofóbica). Justamente comprender a la homosexualidad como parte de lo absurdo del chiste, fuera de ese contexto perderá, siguiendo la base homofóbica, su cualidad inofensiva ya que el marco de chiste se ha perdido.

Cuando se vuelve imposible el no dividir en una moral del bien y del mal, la sociedad aplicará una base a lo comprendido como normal y anormal. Esto mismo hace el humor.

Los medios de comunicación presentan sólo cierto tipo de humor, y lo mismo pasa con las redes sociales. Lo que más llega al público no es la diversidad sino lo más consumido. Este acostumbramiento de tipos de chistes genera una gran influencia en el sujeto. El hecho de acostumbrarse a que traten mal a un homosexual genera que el “mal trato” sea normal, haciendo al “buen trato” anormal, quitando toda posibilidad de debate. El debate se genera entre dos cosas que tienen “cabida de ser”; que tiene posibilidad de ser, o al menos, lógica. Pero cuando se eleva algo al absurdo, ese absurdo en el que se deposita, no le permite salir del marco de lo considerado absurdo.

El ser, en su estar en el mundo, tiene una sensibilidad única con las cosas. El humor genera una norma para que las cosas se hagan sentir de cierta forma. No se da libre interpretación frente a las cosas; ni siquiera al humor. Una herramienta que se utiliza mucho son las “risas enlatadas”. Estas determinan los instantes “graciosos”, comúnmente, en series de televisión. Estas no permiten una libre interpretación de la gracia del producto audiovisual, ya que indica cómo se debe actuar en cada momento. Al igual que cuando se canta un himno, o se hace algo en multitud, las personas se sienten protegidas; se sienten parte, como si lo que están haciendo está justificado y aceptado como parte de lo normal; el bien moral.

Durante la niñez y la adolescencia se está en plena construcción de la personalidad, la cual está compuesta también por el humor. Estás risas enlatadas determinan lo gracioso y también una ideología; lo normal y lo anormal.

Para finalizar quiero dar un nuevo fin a la comedia: el hacernos ver allí donde nunca antes lo habíamos hecho. Esto dijo Luis Piedrahita (escritor, humorista, director e ilusionista español) en una entrevista. Justamente todos sus trabajos se basan en preguntas que nos hacen ver dos veces en el mismo cajón. El trabajo del comediante es la deconstrucción desde el absurdo. Cuando Luis Piedrahita pregunta si una nuez en el mar sigue siendo un fruto seco, desde el humor, está tratando sobre la cualidad misma del ser y sus determinaciones. Este escrito no es un llamado a la censura, sino una invitación a “rascarnos donde no pica”. Atacar aquella censura que se oculta de “libertad de expresión”.

-Muchas gracias.

[1] Por sus siglas en inglés: Lesbians, Gays, Transexuals, Bisexuals and Queers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: