UNA APROXIMACIÓN A LA PROBLEMÁTICA DE LA TRANSFORMACIÓN DE LOS VALORES EN PRECIOS (PARTE II)

¿Sigue teniendo vigencia la teoría del valor? El autor completa su crítica a los planteos marginalistas y neorricardianos explicando el núcleo de la reformulación de Marx a dicha teoría.

Por Carlos Valdivia Alcántara

La teoría marxista del valor nos ofrece una profunda comprensión del funcionamiento del capitalismo y las características inherentes a este modo de producción. El valor como tal existe desde mucho antes con el fin de explicar la formación de precios en los albores del capitalismo y el desarrollo de la industria manufacturera. En la mayoría de los clásicos el valor se asociaba con el valor de cambio, producto de un capital. Marx viene a romper con esta concepción, formulando su propia teoría del valor y criticando profundamente los cimientos de este modo de producción. La ley del valor constata el tiempo de trabajo social necesario que destina la sociedad para la producción de cada bien en un momento histórico determinado.

Marx, al reformular la teoría del valor, puede comprender la explotación que se da bajo el sistema capitalista y de cómo este sistema no tiene como finalidad la producción de valores de uso, si no de valores de cambio. Además, demuestra como la propiedad privada de los medios de producción genera trabajadores libres que deben vender su fuerza de trabajo por un salario y de cómo en una jornada laboral no solo trabajan para su sustento, si no que trabajan más horas de las necesarias, generando más valor del necesario para reproducir su fuerza de trabajo, siendo este valor apropiado por el dueño de los medios de producción. Este plustrabajo bajo el capitalismo se llama plusvalor, aspecto que permite la acumulación y el crecimiento del capital.

“En la producción de mercancías –productos destinados a la venta-, el trabajo es a la vez privado y social. Privado, en tanto los productores son jurídicamente independientes entre sí, y los propietarios de los medios de producción se apropian de los respectivos productos. Social, en tanto se encamina a la obtención de productos destinados a otros, a la sociedad.”  (Ciafardini, 2002, p. 90.)

Al analizar ambas contradicciones en la mercancía y el trabajo en el proceso de producción, Marx pudo comprender cómo en el capitalismo la fuerza de trabajo es una mercancía más que se encuentra sujeta a las variaciones de las fuerzas productivas.  

De esta forma Marx demuestra cómo detrás de una apariencia armónica existe una profunda desigualdad social. En la apariencia las mercancías se intercambian como iguales, el dinero actúa como un simple mediador y la acumulación se torna natural, pero detrás de esta apariencia se esconde la extracción del plusvalor a los trabajadores y la creciente explotación. Por lo tanto, la teoría del valor critica el fetichismo que produce este proceso que oculta el origen de las ganancias y la acumulación a través de la explotación de una clase detentadora de los medios de producción que se apropia del valor generado por la clase trabajadora.

Al análisis relativo a la sustancia del valor, Marx lo acompaña con el análisis a la forma del valor. De ahí comprende cómo la mercancía y el dinero forman parte de un mismo movimiento de intercambio, donde el trabajo abstracto puede realizarse monetariamente. De esta forma las mercancías pueden ser intercambiadas por un equivalente general -a pesar de sus características cualitativas diferentes- haciendo que las diferentes mercancías en relación a su valor de uso sean vendidas a través de su valor de cambio. Utilizando este mismo tipo de razonamiento el pensador alemán estudió cómo el capital asume diversas modalidades y la plusvalía diversas formas que se distribuyen entre las clases.

Bibliografía:

  • Ciafardini, Horacio. (2002) Textos sobre economía política e historia (selección de trabajos), Buenos Aires, Editorial Amalevi.
  • Marx, Karl ([1867]2009), El Capital, Buenos Aires, Siglo veintiuno editores.
  • Marx, Karl. ([1865]1976), Salario, precio y ganancia, Ediciones en Lenguas Extranjeras, Pekín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: