NOCHES COLOR ESTRELLA

Nunca hubo mucho en primer lugar

Por Germán Dartsch Dreidemie

Lo abrazó fuerte. Anhelaba su presencia. En la mañana, habría de dejarlo otra vez. ¿Quién sabe por cuánto tiempo? Hay tantas cosas que ella no sabe. Noches color azul marino: el estándar.

Sus largos cabellos, enredados y hechos un mar sobre las sábanas. La ventana era pista de la desolación afuera. El contraste es evidente cuando toda la compañía que necesitás en el mundo cabe a un costado de la cama. Noches color negro: calma, nadie está observando.

Sus ojos verdes, tan brillantes y enormes, extasiados por un momento de serenidad, no eran suficientes para apagar esas pequeñas luces. El eterno observador, comandante o comandado, nadie lo sabe. Desde que tiene memoria, está ahí. ¿Cuántas cosas dejamos de notar por su omnipresencia? Noches color transparente: lo que sólo puede verse por su ausencia.

Noches color verde, como todo lo que se marchita. Antes de que el tiempo se agote, ella planea atesorar cada momento en su memoria. Los días que quedaron atrás, borrosos e inciertos, sólo traen recuerdos de violencia y muerte. La muerte como deporte. Días color rojo y noches color mar. Muchas cosas no podrían ser de otra manera ya.

Pero todo lo que alguna vez hizo por alienación, lo hacía hoy por amor. A él, con amor, lo llenaría de brillitos de todos los colores. Se divertirían juntos en la intemperie que son sus almas. Lo cubriría de su aura, lo asfixiaría en ella. Lo llevaría hasta el cielo. Y él nunca se quejará, siempre dejándose llevar por el momento. Noches de todos los colores: cada luz proyecta su sombra.

Pero el amanecer significaba que era hora de volver a las ruinas de lo que estaba perdido para siempre, a buscar los restos de lo que tal vez ni siquiera existe. Ella se despidió de su querido, prometiendo regresar. Él no tuvo nada que agregar. Tan complaciente era. Él la esperaría, quieto, sereno, con la mirada fija en las noches y sus colores, frío en su ausencia. Uno de ellos nunca duerme, el otro nunca despierta. Noches color estrella: los astros que hoy nos iluminan hace tiempo han muerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: