¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN EL DAMSU? SOBRE LA FELICIDAD, LA MALA VIBRA Y LA ESTUPIDEZ

 A propósito del último boletín informativo del DAMSU.

Por Claudia Yarza*

De entrada pido disculpas, quizás debiera haberlo advertido antes, pero esta semana me sorprendió el boletín Nº140 del Damsu que en su portada tiene una imagen con el título: “LA FELICIDAD ES UNA CUESTIÓN DE ACTITUD”.  No voy a decir lo que pensé realmente, pero quiero preguntar públicamente si alguien es lo suficientemente ingenuo para pensar semejante estupidez.

Una frase típica de manuales de autoayuda, no refleja precisamente al colectivo que entre todos sostenemos al DAMSU, que es nuestra obra social, la que mantenemos día a día. Una frase voluntarista, que cuenta con que TODOS creemos que somos como pequeños envases destinados a la felicidad individual, mientras a nuestro alrededor pasan las peores calamidades. Que creemos en que cada uno se salva solo, sobre todo si tiene la varita mágica como para CONTROLAR la realidad con nuestra “energía positiva”, nuestras buenas vibraciones. Que por otra parte, debemos alejarnos como de la peste de aquellas personas tóxicas que nos ponen en contacto con nuestra realidad más efectiva, más sensible: es decir, aquellos que nos recuerdan que somos parte de colectivos, que estamos todos juntos, y que nuestro destino no depende de la buena onda de cada uno sino que es estrictamente social.

Este optimismo voluntarista, obligatorio, me hizo pensar lo peligrosas que son algunas exageraciones de las modas como el denominado coaching –nacido en el seno de la ideología empresarial–, el cual, hasta donde conozco, está totalmente proscrito en medios académicos por su cantidad de imposturas y pseudosaberes, y porque inoculan en gentes ingenuas la benévola creencia de que se “salvarán” reemplazando las utopías (pobre Galeano que aparece citado en la nota del boletín) por sustitutos cortados al talle de un individualismo bobo, por la “búsqueda de la felicidad”. ¡Discúlpate por no ser feliz! Y trata de no recordar la frase nietzscheana “el hombre prefiere querer la nada, a no querer”. ¡No vaya a ser que atraigas la negatividad!

Este llamado a evadirse de la realidad, a poner “actitud” por encima de las circunstancias, a fingir una vida (inauténtica) porque el mundo es maravilloso y todo es una oportunidad para tí, sigue siendo –aunque muchos se nieguen a pensarlo- un llamado neurótico a fabricarse una doble vida, donde el optimismo obligatorio, de tanto machacar, terminaría funcionando como impulso benéfico capaz de atraer el éxito y la prosperidad a fuerza, precisamente, de una pose pseudo-mística, banal e irresponsable.

Lamento ser tan aguafiestas; la realidad no depende de nuestra capacidad de tracción imaginaria individual. Si tenemos que munirnos de una fuerza de atracción positiva, nunca más que hoy es la unidad y el coraje cívico, construido socialmente, para hacer frente a los retos que nos depara el destino que es de todos.

No nos manden mensajes consoladores: no los necesitamos. Si en la Universidad dejamos pasar estos contenidos, significará que hemos entregado nuestra más importante razón social: el pensamiento y la creatividad.

(Recomiendo el video de Barbara Ehrenreich – Sonríe o muere)

* Docente universitaria.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: