MARX (RE)NACE

El bicentenario del nacimiento de Marx se produce en medio de un renovado interés por su obra. ¿A qué se debe esa vigencia?

Por Carlos Valdivia Alcántara

Este cinco de mayo se cumplen doscientos años del nacimiento de Carlos Marx, uno de los personajes más influyentes de la historia moderna. A pesar de todas las transformaciones ocurridas en los últimos dos siglos, su pensamiento sigue siendo contemporáneo para analizar y transformar la realidad, pero ¿por qué?

Los fundamentos de la teoría de Marx y Engels transformaron para siempre el conocimiento humano. A través del materialismo dialéctico y el materialismo histórico la realidad se puede observar de una forma más concreta y científica. El origen del pensamiento marxista es propio de su tiempo: la maduración de la revolución industrial y el crecimiento de la clase obrera empiezan a poner de manifiesto la naturaleza intrínseca del modo de producción capitalista como explotación de una clase sobre otra, donde por medio del plusvalor la clase capitalista se enriquece a costa de la clase obrera. Las constantes luchas y reivindicaciones de los trabajadores le sirvieron a Marx para entender la lucha de clases como el motor de la historia y lo apuntalaron en la necesidad de construir una teoría que aportara los lineamientos científicos para superar este modo de producción por uno donde la explotación no exista.

La profunda compresión del modo de producción capitalista que encontramos en “El Capital” nos permite conocer su propio funcionamiento entendiendo que, más allá de sus contra-tendencias para mantenerse a flote, en cada momento el sistema capitalista expresa las características que lo hacen ser contradictorio y transitorio. Las diversas crisis que ha tenido en su historia el capitalismo demuestran una y otra vez que no busca el beneficio de la sociedad, sino la ganancia como el único motor de su reproducción y donde el fetiche de la mercancía oculta la verdadera relación entre las personas.

Las consecuencias de su historia y actualidad las estamos viviendo: las grandes desigualdades entre las clases sociales, la discriminación en sus diversas formas, la mayor explotación de los trabajadores, la concentración de la riqueza en manos de unos pocos, las guerras, el imperialismo, las crisis ecológicas, las crisis migratorias, por nombrar algunos fenómenos, son la expresión de lo inhumano y destructor que es el capitalismo para nuestra sociedad y naturaleza.

Es por eso que el aporte de Marx, a doscientos años de su nacimiento, sigue siendo trascendental. En tanto no han desaparecido las condiciones histórico-sociales que le dieron origen, su teoría no ha sido superada. La obra de Marx, por ello, continúa siendo una guía irrenunciable para estudiar, entender, organizarse y transformar la realidad existente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: