AL-NAKBA: LA CATÁSTROFE PALESTINA QUE AÚN PERSISTE

Se cumplieron 70 años de la creación del Estado de Israel. Por ende, 70 años de la Nakba palestina. Un repaso por lo que pasó y por lo que aún pasa. 

Por Amira Denise Funez

En el día de ayer, Estados Unidos inauguró su embajada en Jerusalén, espacio sagrado para las tres principales religiones monoteístas de la región (cristianismo, islamismo y judaísmo) y territorio reclamado tanto por palestinos como israelíes. Este acto político coincidió con los 70 años de la creación del Estado de Israel en suelo palestino, lo que no parece aleatorio sino más bien una nueva afirmación del apoyo que ha prestado siempre el país del norte a dicho Estado. Por otro lado, hoy 15 de mayo se cumplen también 70 años de otro evento histórico: la Nakba palestina, que en árabe significa “desastre” y que supuso la huida de cientos de miles de palestinos de sus tierras convirtiéndose en refugiados o apátridas.

Tal como señala Pedro Brieger, si bien sería erróneo dibujar una relación ideal entre judíos y musulmanes, no existe en el mundo islámico nada parecido a la persecución que vivieron los judíos en países europeos o en Rusia con los denominados pogroms. La convivencia de judíos y árabes se vio alterada en el Medio Oriente a fines del siglo XIX y principios del XX con la aparición del movimiento sionista, que planteó la creación de un Estado sólo para judíos en el corazón del mundo árabe e islámico. Esta creación se concretó en 1948 tras la llamada “Guerra de Independencia”, y mediante la afirmación por parte de las Naciones Unidas y la comunidad internacional de que el pueblo judío merecía tener su propio Estado, y este debía ser en Palestina. Claro está que los intereses de fondo de quienes promovieron este Estado distan de tener un carácter solidario para con los judíos; más bien, vieron la oportunidad de tener un aliado occidental en una zona tan estratégica como lo es Medio Oriente. Pero un problema se plantea en este punto, a saber: ¿y la población del lugar?, ¿qué pasa con los árabes que viven en territorio palestino? Aquí es donde entra la muy conocida frase “un pueblo sin tierra para una tierra sin pueblo”. Este fue uno de los mitos fundacionales (incluso, el más importante) para legitimar la colonización en Palestina.

Se habla de colonización, a pesar de que sea un término ligado a las conquistas europeas de ultramar, y no de imperialismo (lo que hace referencia a cuestiones de índole política con el fin de mantener o establecer un imperio), porque las acciones del Estado de Israel así lo muestran. Cuando se habla de la “cuestión palestina”, desde académicos hasta la propia ONU usan el término colonialismo para referirse a las actuaciones de Israel sobre los Territorios Ocupados (1). Y para entender el uso del concepto de colonialismo, el cual consideramos un proceso inconcluso al día de hoy, debemos recordar la historia de la conformación de Israel.

En 1947 (año anterior a la Nakba) se hace la partición de Palestina, donde se estipula dónde se establecerá el nuevo Estado de Israel y dónde, con el tiempo, nacerá un Estado palestino. El problema es que los deseos de ocupación no se saldaron allí, y años más tarde, con la guerra de 1967, se ocuparon nuevos territorios (Jerusalén, Gaza y la región occidental de Jordania, denominada generalmente como Cisjordania -además de territorios de Egipto y Siria, los primeros devueltos en el corto plazo-) y el prometido Estado Palestino nunca sucedió.

Hoy en día nada queda de lo que fue la original partición de Palestina que, aunque sea considerada ilegal por gran parte de la población (sobre todo árabe), es lo que la comunidad internacional validó. Si se observa un mapa actual, Israel ha ido ocupando cada día más territorio, lo que imposibilita obviamente la creación y convivencia de dos estados.

1496319085_594064_1496661230_sumario_normal_recorte1

Esta ocupación, o, mejor dicho, el proceso de colonización, tiene dos pilares fundamentales. El primero de ellos se basa en los “mitos fundacionales”, es decir, en un conjunto de ideas que se dieron por verdaderas desde la fundación del movimiento sionista, y que tienen como objetivo legitimar la ocupación y cohesionar a la sociedad judía. Estos mitos hacen referencia principalmente a la población palestina, ya que si bien había quienes aceptaban que existían, se hacía siempre hincapié en la supuesta reducida cantidad y en la “ignorancia” de la población (lo que, por ende, ponía a la población judía en un estatus de superioridad cultural y racial). Otro de los mitos que dio lugar a la creación y reafirmación del Estado de Israel, es la supuesta huida de quienes habitaban esas tierras. Los medios hegemónicos de información ayudaron a que esta idea quedara plasmada en el mundo. Lo cierto es que este abandono voluntario nunca existió: más de 500 pueblos fueron destruidos hasta sus cimientos, cementerios y mezquitas arrasados, y una ruptura del vínculo con la propia vida y las historias de un pueblo en su tierra. Estas fueron en verdad las causas concretas de los miles de refugiados palestinos, que al día de hoy todavía sueñan con volver a sus hogares.

El segundo pilar que se considera crucial para la colonización, es la ocupación militar y asentamiento de colonias israelíes en Gaza y Cisjordania. La llamada Franja de Gaza es lo más cercano a una cárcel a cielo abierto que se puede imaginar. Desde 2005, las milicias israelíes se retiraron de este territorio, pero los dos millones de personas que habitan en 365 km2, saben muy bien que fue solo de manera formal: Israel mantiene un control directo sobre las fronteras de Gaza, además de controlar el espacio aéreo tanto como el ingreso de medicinas y provisiones básicas. Como si esto fuese poco, es también potestad israelí el acceso de los gazatíes a los servicios de luz, agua corriente, telecomunicaciones, etc. En síntesis, Gaza vive bajo asedio y bloqueo permanente.  

En el caso de Cisjordania, la expansión ilegal de Israel es clara: mediante la creación de nuevas colonias y el levantamiento de un muro que pretende separar a las poblaciones (cuidando de incluir, por supuesto, recursos hídricos), se aseguran que no haya retorno si alguna vez a la comunidad internacional se le ocurre mirar hacia Palestina y decir “Oigan, eso que hacen está mal, va en contra del derecho internacional y de los derechos humanos”.

A todo esto, hay que sumar que Naciones Unidas lo único que ha hecho hasta ahora es emitir comunicados resaltando la ilegalidad de las colonias, del asedio, de los ataques, pero nada que tenga un efecto real en las condiciones de vida de los palestinos. La comunidad internacional, lo mismo. Pareciera que en territorio palestino no existe otra voluntad que la israelí.

Es así que el desastre palestino tanto como la colonización israelí son procesos inseparables, e inconclusos. La solución de dos Estados planteada ya hace mucho tiempo es imposible luego de la constante ocupación de territorios. La paz entre dos comunidades no es un futuro viable si no existe la voluntad de reconocer los errores y dar marcha atrás con el hostigamiento. Un gran referente de la causa palestina es Ilan Pappé, perteneciente al grupo de “nuevos historiadores” israelíes (2), quien afirma que lo que lleva adelante el Estado de Israel es una limpieza étnica. La realidad parece darle la razón…

Como bien se sabe en los países que han sufrido el yugo de potencias extranjeras, la historia oficial es la historia de los vencedores. Entonces, es momento de seguir reescribiendo un relato que tenga como protagonistas a quienes durante 70 años han sido ocultados. Ayer, 14 de mayo, medio centenar de palestinos fueron asesinados por la milicia israelí cuando se manifestaban en contra del traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén. Dentro de algunos días, las noticias en los medios hegemónicos serán otras. No dejemos de mirar hacia Medio Oriente, ni de pensar en el pueblo palestino.

Referencias:

  1. Se denomina Territorios Ocupados a las partes de Palestina ocupadas por Israel como consecuencia de la guerra de 1967.
  2. Los denominados “nuevos historiadores” son académicos israelíes que se han dedicado a desmontar los mitos fundacionales y a poner en relieve la culpabilidad del Estado de Israel frente al sufrimiento de los palestinos, pudiendo acceder a información exclusiva debido a sus orígenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: