CON LA MANO DE DIOS MACHO

La AFA dictó un curso, de cara al Mundial de Fútbol 2018, sobre Idioma y Cultura de Rusia. En el mismo figuraba un apartado titulado: “¿Qué hacer para tener una oportunidad con una chica rusa?”. Aquí una breve respuesta desde la Revista Desconexión.

Por Romina Contreras

Una de las cuestiones que con frecuencia le agradezco al feminismo es el hecho de poder reconocer que quienes decidimos militar sus luchas, no necesariamente debemos portar el guardapolvo de maestras jardineras cada vez que alguien nos pregunta sobre qué se trata el Movimiento Feminista o se refiere al mismo de una manera despectiva y desinformada. Lo que quiero decir es que es bastante agotador, para nosotras, pararnos sobre un rol pedagógico al intentar explicar a personas a las que no les interesa la temática. Pues sí existiera tal interés, hoy en día, es muy fácil acceder a información básica: en un par de segundos el “Tío Google” arroja más de  8 millones de definiciones sobre la historia y banderas que caracterizan al feminismo.

A partir de lo anterior, es muy probable que la presente nota sea una pérdida de tiempo o una excusa para tomar una pausa de mis obligaciones estudiantiles. Sin embargo, no deja de ser una buena oportunidad para reflexionar sobre la posición patriarcal que identifica a la máxima institución del fútbol argentino desde siempre.

En diversos deportes, las categorías femeninas (a pesar de tener una larga historia), sufren la ignorancia propia de sus respectivas Asociaciones representantes. Este hecho, luego se traduce en el poco acompañamiento que reciben por parte del público en general. En lo que refiere al fútbol, son conocidas las protestas que  lideran las integrantes de la Selección Argentina Femenina, quienes no exigen más que ser escuchadas. Mientras el seleccionado masculino cobra cifras millonarias por cada espectáculo, las pibas reclaman valoración como ocurre en otros deportes que cuentan con un presupuesto mucho menor al que posee la AFA, como el Hockey sobre césped y patín, el Voley y el Handball. En estos, la rama femenina es tan valorada como la masculina, incluso existe una cooperación y un apoyo mutuo entre ambos equipos. Pero, ¿por qué no ocurre esto en el ámbito del deporte con más seguidores en nuestro país?

Desde niñes nos imponen que el fútbol es una cuestión de Hombres, de Machos. Quien escribe, más de una vez, recibió de niña alguna que otra acusación por jugar mariandina o cuevita patada con su hermano y amigos del barrio. Desde niñes la pelota generalmente ha sido un regalo para varones. Y si además de estas concepciones estigmatizadas sobre dicho deporte en la construcción de seres sociales, se le suma el carácter patriarcal que identifica la Asociación que lo representa, se puede lograr comprender fenómenos como la poca valoración, antes mencionada, a la categoría femenina de fútbol, los cánticos populares de las hinchadas con contenidos machistas y los estereotipos creados alrededor de las mujeres que practican el deporte, tildadas de lesbianas, machonas, poco femeninas; entre otros.

El apartado titulado “Qué hacer para tener una oportunidad con una chica rusa?”, que formó parte del curso Idioma y Cultura de Rusia dictado por la AFA para jugadores, técnicos, dirigentes y periodistas que viajarán al evento deportivo más convocante del mundo, no es más que una confirmación del pensamiento que domina:

  • Cosificación de la Mujer: “(…)El consejo es tratar a la mujer que está frente a tí como alguien de valor, con sus propias ideas y deseos”.  Pues, ¿las mujeres sólo merecemos ser valoradas únicamente cuando el objetivo es tener una “oportunidad” con nosotras? ¿No nos deberían valorar continuamente por el simple hecho de que somos personas? ¿Acaso no tenemos ideas y deseos propios, que el consejo propone que el Macho “nos trate como si los tuviéramos”?
  • Promoción de Estereotipos de Belleza: “(…) Muchos hombres, porque las mujeres rusas son hermosas, solamente quieren llevarlas a la cama”. Primero, si van a o no a la cama, ¿no debe ser una decisión en consenso entre ambas partes? Y segundo, en referencia a este ítem, ¿la belleza de las mujeres rusas se mide según características puramente físicas? Según su planteo, ¿qué es ser hermosa? ¿Y si no tuvimos “la suerte” de nacer en Rusia?
  • Menosprecio del Género: “(…) Recuerda que es muy importante invitarla a participar con tus temas”. Y sí, para estos machos, no es posible que las mujeres tengamos iniciativa propia, mucho menos que el interés pueda nacer desde nosotras, o si, pero necesitamos carta de invitación previa.

Para finalizar y parafraseando al 10 (otro macho que podría ser protagonista de otra nota, pero que en esta lo reconocemos como el mejor jugador de todos los tiempos), el mensaje a la AFA y sus consejos es: “¡Que la chupen y sigan chupando!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: