POCXS SON LXS QUE VAN A ZAFAR

¿Son las canciones de Pity Álvarez una suerte de etnografía de los barrios populares? ¿Hay algo más allá de su excéntrica figura mediática?

Por Sol Frasca Tosetto

“No sorprende, era de esperarse”… lo dice la tele, la radio, la vecina de barrio. El cantante ese, el simpático, el drogradicto, el pila-pila, se mandó otra de las suyas. Algunxs se horrorizan, a otrxs les da risa. El Pity Álvarez se convierte en comentario ocurrente, meme por demás, trending topic, entretenimiento social.

No sorprende, porque la indiferencia y la naturalización, hermanas siamesas por definición, también envolvieron al ídolo del rock. Naturalizar para sobrevivir, porque duele más problematizar y hacernos cargo de la parte que nos toca de ese transcurrir.

El Pity nunca dejó de ser el pibe de Barrio. Siempre cantó la posta de los dolores que ocurren en las calles de barro. El Pity mantuvo su esencia y no dejó de ser el pibe que esquivando balas en su bicicleta iba a casa de su puntero a buscar su hierba. Y eso nos encantaba. Y lo cantamos como si nada.

Nos hablaba de la droga en el barrio. Le ponía voz y cuerpo a las vivencias de lxs pibxs. Lo decía sin pelos en la lengua, y si bien a veces nos incomodaba su lenguaje y sus formas, esa incomodidad lográbamos matizarla a través de la lejanía que sentíamos de esos sentires. Eso pasa en las villas, no en mi círculo.

Pity Alvarez
Ilustración: Pablo Lobato

Y si no, convocábamos al héroe. Cuando las cosas salen como no las espero, la vida me hace más guerrero. El Pity, el guerrero excéntrico, al que nadie quería limpio, porque limpio pierde su esencia, limpio se queda sin guerra por pelear, limpio nos dejaba sin el espectáculo de sus disturbios y cantos incómodos. Todos esos problemas lo hacían más guerrero, entonces, que los siga teniendo.

Y que no se malinterprete. El Pity nos ha enseñado demasiado. Lo sigue haciendo. Porque el problema no es el Pity, somos nosotros. El Pity no sólo quería cantar, quería ser escuchado. El Pity es uno más, agregándole poesía y canto sin igual. El Pity terminó como termina el Brian, el Loco, el Nico y tantos más. Un poco más mediático, pero un número más.

Porque si el Pity es un guerrero, es porque en los barrios se vive una guerra. Y se trata de matar o morir. Tal vez una bala policial podría haberlo atravesado de chico o la de un enfrentamiento entre transas. Tal vez fue muriendo de a poco, siendo envenenado por la amiga que creía que lo escuchaba. Matar o morir. Le tocó matar. Pero para la gran mayoría, hoy el Pity fue a la cárcel, y todo está como estaba, todo está igual de bien. Tal vez opinen sobre la vida del Pity, sus hábitos, sus consumos, todo como un problema individual. Cuando el Pity no es la excepción, es la regla.

Y sí. Porque después de tanta violencia todos necesitamos un poco de amor. Cuánta sabiduría tenía el pibe de barrio. Porque al fin y al cabo, se dedicó a denunciar la violencia. La violencia de un sistema que no se sorprende de cómo terminó ese pibe. La violencia de un sistema que no le importa sacrificar a tantxs, a costa de los beneficios para algunxs. Sí, todxs necesitamos un poco de amor. Sí, amor. Amor y políticas públicas, no le vamos a sacar la responsabilidad a quienes tienen la sartén por el mango.

Pero no podemos seguir tomando esto como un caso más de la farándula. O un caso más de un pibe de barrio que terminó en la cárcel. No, no es un caso más, o sí, es un caso más pero que tiene que preocuparnos, y sobre todo, ocuparnos. Porque hoy sabemos el nombre y la trayectoria del pibe. El resto de los días, son pibes anónimos, son pibes de barrio y la vida en el barrio es así y pocos son los que van a zafar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: