UNA HISTORIA DE LA “REPÚBLICA DE LAS HERAS”

Ejercicio de imaginación histórica, a 46 años del Mendozazo.

Por Ivan Staller

Advertencia: este artículo tiene por objeto preguntarse por los orígenes de la expresión “República de las Heras” tal y como circula en el sentido común popular local. Nos permitimos este ensayo de comentario porque el sentido “separatista” del departamento no tiene la impronta semi-colonial y conservadora del separatismo de la medialuna fértil en Bolivia, por ejemplo, o incluso del pequeño distrito de Bowen, ubicado al sur de la provincia, con implicancias económicas y políticas de relieve que merecen la seriedad que este texto no pretende. Espero disfruten este intento, más cercano a la literatura y a la imaginación histórica que al rigor sociológico.


Es por demás sabido que no hay en Mendoza un localismo más fuerte que el que ostentan los residentes del departamento de Las Heras. Tanto es así que inventaron una idea: orgullosamente, los vecinos y vecinas del populoso departamento dicen vivir en una república aparte: la República de Las Heras. Notable.

Las inquietudes que me llevaron a escribir este breve ensayo son las siguientes:

¿Podríamos rastrear, de alguna manera, el “origen”, si es que lo tiene, de la conocida expresión popular que hace del departamento de Las Heras una república aparte? ¿El separatismo republicano de las combativas tierras del noroeste mendocino hunde sus raíces en una historia de luchas sociales, o solo es una expresión casual para expresar el orgullo lasherino de pertenecer a un pedazo de tierra delimitado por los canales de riego y los limites provinciales?

Hipótesis: “Las Heras, primer territorio libre de Mendoza”

Barricadas y fogatas son el símbolo de la resistencia popular. Las juntas vecinales, en los momentos de respiro, hacen asambleas, discuten cómo continuar la brega. Se le está tomando el pulso a la debilidad de la dictadura. El pueblo unido y organizado se siente dueño de la situación. El poder se ejerce en zonas y barricadas de distintos lugares. El departamento de Las Heras es controlado por las vecinales, lo que se expresa en una consigna que simboliza el momento que viven los trabajadores y vecinos: ‘Las Heras, primer territorio libre de Mendoza’. Este departamento se hace inexpugnable. La línea de defensa establecida a lo largo de los siete puentes sobre el zanjón Los Ciruelos, impide la acción conjunta de Gendarmería y el Ejército. Un periodista pregunta a un oficial por qué el Ejército no pasa a controlar más la situación, y recibe esta respuesta: ‘Es muy difícil actuar contra fuerzas tan numerosas y organizadas durante la noche, que surgen desde todos los rincones, en forma inesperada. No puedo arriesgar mis fuerzas fraccionándolas para reprimir’. El propio Gomez Centurión (1), el de los ‘activistas de bluyín’, se ve obligado a reconocer que no puede ofrecer garantías al transporte: ‘No nos alcanzan las fuerzas –dice-; no podemos estar en todos lados’. Se hace imposible aplicar el toque de queda. No bien oscurece, el pueblo gana la calle. Nadie se queda en su casa. Circulan autos, bicicletas, peatones. Las Heras solo está iluminada por las fogatas de los combatientes. Se pelea en torno a la Municipalidad departamental. Actúa un puesto sanitario bastante completo. Las Heras ejerce el poder popular. El control de los automotores para pasar los puentes lo realizan las vecinales: hay que identificarse, se revisa el vehículo por si hay armas, hay que explicar a dónde se va, y si las explicaciones no satisfacen no se puede pasar, hay que regresar. (2)

Con este fragmento en la mano, extraído de un texto ya clásico de la literatura sobre las luchas sociales en Mendoza, podemos aproximarnos a una respuesta: la expresión popular “República de Las Heras”, que hasta donde sé nunca ha sido historiada, tiene su origen en las jornadas revolucionarias de marzo-abril de 1972, más conocidas como el Mendozazo, punto culmine de un ascenso de las luchas obreras y populares que terminarían con la dictadura de la llamada “Revolución Argentina”, cuyo hito de época fue el Cordobazo de 1969.

Es a partir de la toma de posesión soberana del “territorio libre de Las Heras” que la expresión popular encuentra sus raíces reales en la experiencia de miles de personas que desafiaron el poder brutal de una dictadura, bajo el mando “civil” del Partido Demócrata y su interventor, el inefable Francisco Gabrielli.

mendozazo9

Esta gesta republicano-democrática de los trabajadores, que disputaba el territorio con los mejores recursos del arte militar que han conocido todas las genuinas gestas revolucionarias, contra todo el aparato represivo del Estado, está inscripta en la memoria histórica de generaciones de lasherinos.  Y no solo ha creado un sentido de pertenencia territorial, sino también ha marcado la historia de la combatividad que las generaciones sucesivas de trabajadores y trabajadoras del departamento han mostrado a lo largo de los años y que hace de Las Heras un hueso difícil de roer para el poder de turno. Dato adicional: incluso esto tiene su manifestación actual, ya que es uno de los departamentos en los que mejor le va a la izquierda política y gremial.

Si “guerra es la continuación de la política por otros medios” podemos entender que la brutalidad posterior de la dictadura del ‘76 se explica por la incapacidad del régimen político inaugurado con el retorno de Perón, en junio de 1973, de encausar y doblegar a un movimiento obrero y popular independiente decidido a no resignar conquistas. Su objetivo era exterminar la “guerrilla fabril” (como supo decir el jefe radical del momento, Ricardo Balbín) y liquidar la capacidad de lucha que el pueblo había demostrado en todos los “azos” que recorrieron el territorio nacional, incluida Mendoza. Fracasado el objetivo de “la vuelta de Perón”, la primacía de la guerra desplazó a la mediación política democrático-republicana, y el horror iniciado por la Triple A se metamorfoseó en política de Estado. Estamos en el 24 de marzo de 1976.

‘Prueba de hipótesis’, imaginación y cierre

Reconozcamos que nuestra hipótesis está más guiada por esa especie de semejanza conceptual entre la idea de un “territorio libre” y de una “república” que en la búsqueda de una explicación objetiva. Después de todo, es cierto que el “separatismo republicanista” lasherino bien puede encontrar su explicación en la elemental operación de “resignificación de un estigma”.

Ejemplos hay miles: desde putos y tortas que se reapropiaron del insulto transformándolo en orgullo, o negrxs 100% villerxs e incluso trotskistas (3), la afirmación de pertenecer a una república aparte es una respuesta simbólica de afirmación identitaria frente a una política de marginación y condena social. Y, sin dudas, Las Heras es el departamento más estigmatizado por el poder del Estado, en primer lugar, y luego por el medio pelo de la clase media acomodada.

Una tercera hipótesis, aún más plausible, es aquella que dice que Las Heras imitó a La Boca: fue allí donde desde 1882 los inmigrantes italianos intentaron construir su mundo, renombrando su territorio con el lema “República Independiente de la Boca” (4), movimiento finalmente aplastado por el genocida Roca, según cuenta la leyenda. Hoy, el mito sobrevive en  los murales pintados con el viejo lema por el Xeneixe, tal y como acá pervive en las referencias usadas por “el Globo” de Las Heras.

La-Boca-District-Argentina

En efecto, quienes me hayan seguido hasta acá se deben haber convencido de que estas últimas respuestas son, por lo menos, más explicativas y realistas. Pero el solo hecho de poder establecer una conexión entre aquella gesta revolucionaria que desafió la represión “liberando el territorio de Las Heras” del poder de la dictadura, y la popular expresión de los republicanos de Las Heras, nos invita a imaginar futuros posibles.

Ahora que el pasado reciente vuelve a ser terreno de disputa explicito -como lo muestran las apariciones neonegacionistas del terrorismo de Estado de parte de funcionarios (¡Bullrich!)- y la mirada hegemónica sobre la historia regional sigue empeñada en producir olvidos interesados, es urgente la actualización de la potencia radical de aquel marzo/abril de 1972.

Como decía Walter Benjamin: “Articular históricamente el pasado no significa conocerlo como ‘verdaderamente ha sido’. Significa adueñarse de un recuerdo tal como este relampaguea en un instante de peligro”. Por esto, “solo tiene derecho a encender en el pasado la chispa de la esperanza aquel historiador atravesado por la idea de que ni siquiera los muertos estarán a salvo del enemigo, si este vence”. Para nosotros, cualquier excusa para hablar del Mendozazo es correcta. Porque aquella proeza histórica de les trabajadores es “un pasado cargado de tiempo actual” que debemos hacer brotar del continuum de la historia.

Esa memoria histórica sobrevuela en las luchas actuales, desde lxs trabajadores de la educación hasta en las concentraciones en rechazo a los tarifazos, que nos evocan aquella mítica Coordinadora “No pague la luz” que hizo temblar al poder.

Un conocido sociólogo norteamericano, “crítico funcionalista del funcionalismo”, ya nos había invitado a trabajar la “imaginación sociológica” como recurso contra los fetiches academicistas. Imitemos este gesto y exhortémonos a pensar la historia en términos de su productividad política para el presente.

¿Y si en esta ocasión declaramos el “territorio libre de Mendoza”?

arton100700

Referencias:

  1. General a cargo del operativo represivo.
  2. El fragmento corresponde al ya clásico texto del comunista Benito Marianetti, útil, aunque fuese escrito bajo el censor editorial del hombre del estalinismo en América Latina en el período, Victorio Codovilla. Extraído de: Colectivo Fantomas (2012) El Mendozazo. Herramientas de Rebeldía. EDIUNC. Mendoza.
  3. Para quienes lo desconocen, el mote “trotskista” comenzó siendo una palabra usada para designar, en tono acusatorio, a quienes, dentro de la URSS de finales de la década del ’20, se oponían a la línea oficial.
  4. Los Andes Diario. La República Independiente de la Boca. https://losandes.com.ar/article/la-republica-independiente-de-la-boca recuperado el 01/10/2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: