NO SE NACE MUJER

No se nace mujer: llega una a serlo. Ningún destino biológico, físico o económico define la figura que reviste en el seno de la sociedad la hembra humana; la civilización en conjunto es quien elabora ese producto intermedio entre el macho y el castrado al que se califica como femenino.” Simone de Beauvoir

Por Nadya Marún

— ¡Es una niña!

Celebran les parientes en la sala de espera, mientras me envuelven con una manta rosa que más tarde se convertirá en todos los mandatos que la sociedad me impondrá solo por tener vulva.

Nombre de mujer, ropa de mujer, aritos para que se note que soy una mujer. Princesas y hadas que van marcando el camino de la sumisión.

En esta historia parece no haber intermedios, ni intersexualidades ni absolutamente nada librado a la elección de la niña, niñe o niño, todo gira entorno a binaridades, a construcciones sociales de lo que se espera de cada une.

— ¡Que tierna y pequeña! ¡Es adorable!

— Pero cuando llora se pone histérica, debe de haber salido a la madre.

Mientras más quieta me quedo mejor, las nenas buenas obedecen y no gritan, si me veo débil, algún varón, algún día estará dispuesto a cuidarme, todo eso que en mí son virtudes parecieran defectos en mi hermano. ¿Por qué será?

Me baño y me quedo sentada, no me dejan subir árboles, ni jugar con tierra, no me compran autos ni juegos de estrategia.

Empiezo a pensar que me gusta estar quieta y juego en mi cama con mis muñecas, tengo muchos hijos e hijas, hago la comida y espero a mi marido.

Esperar, esperar, esperar…

¿Por qué nadie me pregunta que quiero? ¿Qué están haciendo conmigo?

Si organizo a mis amigos y amigas soy una mandona.

Si me enojo porque no me dejan elegir a que jugar estoy loca.

Si tengo mucha fuerza y destreza física soy una machona.

Pero cuando me pongo los zapatos de mi mamá y su vestido soy toda una señorita.

¿Es ese mi destino?

Me están construyendo obediente, coqueta, tranquila y es esa mi prisión.

En la escuela no me va bien en matemáticas, me dijeron que es normal, por ser mujer.

Aunque todas mis compañeras son mujeres y las señoritas también y hasta la directora, el que me lo dijo seguro me estaba haciendo un chiste.

Pero… ahora que lo pienso, todo lo que me hacen estudiar es sobre hombres, hombres que escriben, hombres que viajan a la luna, hombres que descubren otras civilizaciones, hombres que crean nuevas teorías y que liberan pueblos enteros.

¿Si somos tantas por qué no aparecemos?

Que me calle, que me calle, que me calle…

Seguro a todas nos han callado y por eso no estamos en los libros.

Soy una niña con vestido y trenzas y guardapolvo blanco, sentada cuando en realidad quiero salir corriendo, pero también soy mis compañeras a las que le dicen lo mismo y soy mi maestra y mi mamá y mi abuela y todas las mujeres que no conozco porque no me las enseñaron pero que las llevo dentro, como un fuego que me empuja a gritar por todas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s