ÍDOLOS

Por Ligia Capdevila

Levantamos ídolos de madera

y con la misma madera los quemamos.

La hojarasca de nuestras imperfecciones

arde en nuestra miseria.

La yesca es nuestra tendencia a odiar

lo que construimos.

Es tan perfecto, que deja de ser humano

y si no es humano,

es el recordatorio de que no somos perfectos;

porque somos humanos,

entonces nuestras manos sangrarán

en el frenesí de derribar lo que hemos levantado.

Hay que destronar los monumentos

que nos enfrentan a nuestras fallas.

Y la madera de la que están hechas es tan inflamable

como nuestro desprecio a lo que más amamos.

Porque amar algo eterno, sublime, inamovible

nos enfrenta con el hecho de que no lo somos,

no somos sublimes, no somos atemporales.

Somos esto y a esto lo odiamos profundamente.

Entonces odiamos al ídolo

que con la cabeza erguida

nos demanda subordinación e inferioridad.

Pero lo que no recordamos

es que fuimos nosotros los que hicimos que yerga su cabeza;

fuimos nosotros los que construimos palmo a palmo

el pedestal sobre el que está de pie.

Nos embelesamos con nuestra creación

y nos vanagloriamos de haber sido nosotros quienes los pusimos ahí,

nos regodeamos en su grandeza,

esperando que un poco de su resplandor nos engalane.

Mas, luego, cuando lo vemos demasiado alto

y el fulgor de su estela se convierte en sombra,

en una sombra oscura,

que nos diluye en un segundo plano

no hacemos más que olvidarnos de nuestro papel de creadores

de la impoluta grandeza

y despotricamos contra ella

y la odiamos con fuerza desmedida.

Por el simple hecho de que no somos más

que una pequeña sombra de aquello que admiramos,

somos sólo una ínfima parte

de lo que aspiramos

y nunca alcanzaremos el ideal perfecto.

Y peor aun cuando nos damos cuenta

que ese ídolo siempre fue humano,

siempre fue persona tan imperfecto como nosotros.

Entonces lo abandonamos.

Comemos despiadados sus despojos,

porque tenemos que despedazarlo,

si fuera demasiado perfecto no nos serviría

y si era demasiado imperfecto, humano,

entonces ¿para qué rendirle honores que no se merecía?

Pero, pronto encontraremos otro pequeño que engrandecer.

Hasta el punto de borrar sus límites,

de extinguir su humanidad

y desprenderemos su carne para bañarla de refulgente oro…

sedientos del pronto destrono.

Para engullir los despojos,

para chupar cual vampiros su sangre

que siempre fue roja pero creímos dorada.

Y le atribuiremos la culpa

y le recriminaremos lo que nosotros mismos hicimos

y diremos que la venda de falso amor y admiración

con la que atamos nuestros ojos

fue puesta por el ídolo despiadado

pero fueron nuestras propias manos

las que ataron el nudo ciego.

Creamos ídolos de madera,

bañados en bello oro

y con la misma madera los incendiamos.

Es nuestra admiración,

la yesca más propicia para que ardan nuestras miserias ensalzadas

y nuestras imperfecciones negadas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: