MACRI YA PERDIÓ

Por María Esperanza Casullo, Sergio De Piero, Nicolás Tereschuk y Abelardo Vitale

*Nota publicada originalmente en Página 12

Fue en el exacto momento en el que el obrero de la construcción, de ropa Grafa y casco azul (no amarillo, como los obreros ‘oficiales’ preparados para la photo op) dio un paso al frente y, seguramente tras algunas palabras preliminares, dijo “no podemos más, por favor se lo pido, con el ajuste que tenemos”.

En concreto, la escena es una de las tantas muestras -aquí a la vista de todos- de que fracasó el proyecto político de Macri, y por extensión el del PRO, para la Argentina. Como hemos argumentado en otras ocasiones, el macrismo busca “reinscribir la historia del país en clave refundacional” y, diría un texto clásico de la Ciencia Política, uno de los que son esenciales para comprender nuestro país, poner fin a “una dinámica particular de las jerarquías sociales que la última dictadura militar buscó mediante el terror represivo modificar, pero que no fue del todo borrada”. Para decirlo rápidamente: el macrismo intentó refundar el país de tal manera que no fuera ya posible que un obrero sintiera que tenía el derecho o la posibilidad de “decirle algunas cosas al presidente”.

Por eso el obrero, su presencia, su cuerpo -porque la política se hace con el cuerpo- expresa el fracaso de Macri. Pero también lo revela. Y lo provoca.

Dicho de otro modo, el éxito del proyecto político de Macri sería que ningún obrero le diga en la cara a él, que es el Presidente, pero que es también un playboy, un multimillonario: “¿Sabe qué?, perdóneme pero se lo tengo que decir con respeto, con respeto. Nos toma el pelo usted. La gente está decayendo. No importa el gobierno pasado, haga algo usted ahora. Ahora, por favor se lo pido”.

No se trata sólo de que le hable y exprese un reclamo. Se trata de que su reclamo es político, es decir, colectivo. No dice “yo estoy mal” o “yo quiero un aumento”. Ni siquiera “ayúdeme”. Expresa un reclamo político, comunitario, en primera persona del plural.

– No podemos más, por favor se lo pido, con el ajuste que tenemos.

– Lo sé.

– Bueno, hágalo.

Con pocas palabras el obrero realiza un reclamo político. No se retira a lo privado. No hace un planteo económico. No pregunta dónde está la suya. Expresa el choque entre lo comunitario y lo individual. No delega la política, no pide que lo dejen tranquilo. Toma la palabra (política). Toma una palabra que debería haber sido delegada en algún representante. Y entonces  le habla al Presidente-playboy sobre lo que nos pasa a “nosotros”, de igual a igual, con tranquilidad y firmeza. Porque Presidente hay uno solo, pero en la Argentina plebeya, es un igual. Le habla al Presidente-playboy cuyo proyecto político consiste en modificar para siempre las jerarquías sociales en la Argentina poniendo fin a este desorden de 70 años. Para que ya nadie como el obrero le diga “bueno, hágalo”.

La política, en definitiva, se trata de hacer que aquellos que no cuentan, cuenten. De que “la parte que no tiene parte”, como dice Ranciere, reclame su parte. Porque ella es la única que puede producir ese efecto. No es el mercado, no son el orden y el poder jerárquico. Es aquella que produce algo que no debería ocurrir. Que hace contar a aquellos que no deberían contar.

Donde hay política, “lo técnico”, lo “tecnocrático” no tiene lugar. Cuando el Presidente intenta explicar que “el año pasado…” el diálogo así lo muestra.

– Lo entiendo – dice el obrero.

Estamos tratando de recuperarnos.

– Tratemos de hacer rápido las cosas.

De más está decir que donde hay política tampoco entra la anti-política. Tampoco entran el “bolsonarismo”, la falta de diálogo, la falta de respeto, la violencia, el odio y el miedo al otro, al diferente.

Y el macrismo, una vez más, quedó sin respuesta. Fuera de los diálogos guionados, el Presidente y sus acompañantes sólo balbuceaban palabras sueltas pero no lograban conectar con el obrero; había ahí un registro que parecían no comprender. Justamente, la dificultad de conectar con demandas expresadas en términos políticos y muy por fuera de sus zonas de confort.

Insistimos, lo importante no está en el hecho de que el obrero reclama por la situación económica. No es esa la derrota de Macri. Es esencialmente un fracaso político en el que lo que no debiera tener lugar ocurre y de una manera que recupera una tradición democrática que en la Argentina -se ve- está muy arraigada.

En esta perpetua e irresoluble lucha por la hegemonía, este suceso nos deja un ejemplo claro: la tradición democrática, plebeya, solidaria, comunitaria y profundamente política de decirle al gobernante, mirándolo a los ojos, “estamos decayendo, estamos peor, hagan algo, la concha de mi hermana”, está muy viva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s