MC COMBO 31: CAJITAS FELICES PARA TODXS

Por Sol Frasca Tosetto

El día viernes 6 de diciembre, se inauguró en la Barrio Padre Mujica (ex Villa 31) el ¿primer? Mc. Donalds. Este asentamiento, que no es el más grande de CABA pero sí el más emblemático por su localización y el valor de sus tierras, vuelve a ser noticia.

Ahora el debate se mueve en un péndulo entre quienes creen que es un desperdicio, porque para qué quiere una Big Mac unx villerx que no come a diario y la indignación progresista porque hay otras prioridades; quienes creen que por fin llegó el “progreso”; el desprecio al emblema del capitalismo, y, en general, una convivencia de todo esto.

Particularmente, desde Revista Desconexión nos parece difícil y desacertado asumir alguna de estas posturas. Por lo que proponemos revisar un poco qué es lo que sale a luz cuando miramos el fondo de la cajita feliz.

3135976w740.jpg
Yermina, la dueña de la franquicia.

El futuro ya llegó

“Anunciamos la construcción del primer local de McDonald’s en el Barrio 31. Un proyecto que significa más oportunidades para los jóvenes que están buscando laburo y un paso más en la integración del Barrio: ahora hay escuelas, centros de salud y plazas. Esto es el cambio” twitteaba Horacio Rodríguez Larreta el 10 de junio pasado.

El tweet causó mucha polémica al equiparar el local de la multinacional con una escuela o un centro de salud. ¿Qué sacamos de esto? Por un lado, que efectivamente para el Jefe de Gobierno porteño estos son hitos comparables, por lo que no dudó en hacerse presente en la inauguración del local. Además, siendo amigo de Esteban Bullrich, el impulsor de los “containers escolares” no sorprendería una comparación así.

En segundo lugar, un dato concreto es que 90 de lxs 94 empleadxs del local son residentes de la villa. Sin contar que la dueña de la franquicia también lo es. De acá se abre un abanico mucho más grande. Los puestos de trabajo son reales. El ingreso económico a lxs jóvenes es real. Eso no se puede negar. Ahora, ¿eso cierra el debate? #AlertaSpoiller: NO. En primer lugar, porque al igual que el debate sobre megaminería, no se trata sólo de generar puestos de trabajo, se trata de la estabilidad y calidad de los mismos, sin dejar de discutir el impacto socio-ambiental de, en este caso, el nuevo local. Respecto a la calidad del trabajo sólo vamos a decir que #AbraceASuMcEmpleadxAmigx. La mayoría de los trabajadores de la cadena de comidas rápidas son jóvenes y el Mc Combo “precarización” encabeza el top de ventas de la empresa. Si a esto le sumamos el panorama global, el objetivo de la empresa es ir reduciendo la cantidad de empleadxs para reemplazarlxs por máquinas automáticas que generan más rentabilidad.

Ahora bien, caso aparte es el de nueva gerenta/dueña de la franquicia. Yermina tiene 26 años, dos hijxs. Desde los 17 (sí, 17) trabaja en la cadena. Llegó a ser gerenta y por su buen desempeño, sumado al hecho de vivir en el barrio, fue la combinación perfecta para ser la “dueña” de la franquicia que Arcos Dorados le “donó”. Un cuento de hadas ¿no? Esfuerzo y meritocracia, reconocimiento para la gerencia a una mujer, joven, “salida” de la propia villa. Por falta de información le vamos a conceder al payaso la duda de si detrás de esta decisión hay un “incentivo económico” de alguna organización financiera internacional por cupo de género/etario/clase. No todxs son como PolyCon y la vida no es “Orange is the new black”. ¿O sí?

Welcome to CABA

“Ver que llegan cosas como estas nos entusiasma porque de repente empezamos a tener las mismas cosas que hay en los demás barrios. Ya empezamos a ser un barrio como los otros de la ciudad, no una zona aislada” dice Yermina en una de las entrevistas que le hacen.

tres-vecinos-de-la-ex-villa-31-seran-los-empleados-del-primer-banco-privado-que-llega-al-barrio-1.jpg

Acá también tenemos mucha tela para cortar. ¿Por qué? Porque si en gran medida Arcos Dorados “nos cierra la boca” a quienes solemos pedir que las mujeres, lxs jóvenes, lxs sectores más desfavorecidxs, tengan posibilidades de inserción laboral y ocupen lugares de decisión; acá nos vuelven a meter en una encrucijada progresista cuando, desde la perspectiva del actor, una joven que vive en la zona habla del entusiasmo que genera ser “un barrio como los otros”. Acá es donde toda la teoría, los supuestos alrededor del “campo popular” se caen o se replantean. ¿Qué hacemos cuando lo que nos dicen pone en jaque nuestros análisis sobre la experiencia de los propios actores? ¿Tiramos abajo nuestras conjeturas? ¿Relativizamos, con riesgo a desvalorizar, la voz de quien lo vive?

“La derecha no reconoce la dignidad del cliente, término que no uso peyorativamente, y demuestra una ajenidad total respecto a las formas en que las clases populares quieren habitar el espacio” dice Paula Canelo, doctora en Ciencias Sociales y autora del libro ¿Cambiamos? La batalla por el sentido común de los argentinos, declaración que responde en parte al negativo resultado electoral que obtuvo el PRO en el lugar, a pesar de la inversión realizada para la urbanización. “Cualquier mejora ‘real´ de los beneficiarios debe ir de la mano con narrativas, promesas y relatos inclusivos que los reconozcan y los representen” establece.

Pero si algo nos demostró Durán Barba con su “gerencia de la desconfianza” es que “la derecha”, esa que la autora opone al “peronismo”, no es una cosa tan homogénea y determinada. Por desestimar la capacidad intelectual de la derecha, tuvimos 4 años de macrismo. No olvidar para no repetir. Sí coincidimos en la segunda parte, y ese puede ser un eje central de por qué es bien recibido el nuevo local: no sólo se trata de dejar de ser “una zona aislada”, sino que esto viene acompañado de inclusión laboral y reconocimiento. Factores fundamentales en función de lo que dice Canelo. No se trata de qué se hace ni de cómo se hace, el mayor peso del qué o del cómo, es lo que debería analizarse para cada caso.

Ronald vs “El Bromas”

El payaso de la cajita feliz ha sido denunciado en más de una oportunidad por el impacto que genera en su principal público destinatorio: lxs niñxs. Así, ante la apertura, Marcela Figueroa, de 50 años declaró “Mi nieta estaba re ansiosa. Fuimos a hacer unos trámites a Villa del Parque y no quiso comer allá, sino venir a almorzar a este local que está a una cuadra de nuestra casa. Ya veo que va a ser un ritual frecuente”.

Si a esto le sumamos el alarmante dato de la UCA que nos dice que “para el período 2010-2015 el 20% de los hogares en villas de CABA aseveraron haber reducido su dieta o padecido hambre por motivos económicos en algún momento del año, no menos relevante es el hecho de que 1 de cada 3 hogares han declarado haber realizado recortes en gastos de salud por motivos económicos para el mismo período” (respecto al estudio publicado en el 2017 no podemos afirmar cuánto ni de qué forma ha variado ese número del 2016 para acá, pero está claro que los indicadores económicos no han mejorado) la cuestión cada vez preocupa más.

Es decir, ante el recorte en alimentos y gastos en salud, en la entrada del asentamiento se coloca una multinacional famosa en todo el mundo por la malnutrición que ofrece. Pero lo más desesperante de esto, es que esa empresa, ese payaso de pelos colorados, es el emblema el modo de producción que es el responsable de la existencia y ampliación de la informalidad urbana. Entonces el progreso viene de la mano de una “industria de alimentos que no alimentan y que destruyen la salud de quienes pagan por consumirlos.” (MARKETICH, s/f) Y con las ganancias de “lxs contribuyentes” se agrandan las billeteras de quienes ven en las villas el ejército de desempleadxs necesario para que su estilo de vida lujosa siga en pie. Ya no sé si la foto garpa tanto, Horacio.

Acá es cuando Ronald deja de ser tan simpático y cuando empezamos a ver con más cariño al “Joker”, ante la necesidad de un payaso menos funcional al sistema, y, aunque tal vez no tan amigable a la vista de lxs niñxs, más necesario para su futuro. “Las apariencias engañan” podría ser el nuevo título de esta nota y un gran emblema para la labor sociológica.

57cf1d4b82e4540d31abacd34d7a1c77.png

Más allá del bien o el mal

Entonces ¿Es bueno o malo que hayan instalado un McDonalds a la entrada de la Villa 31? Nuestra respuesta predilecta como buenos encuestadores es: no sabe, no contesta.

  • Lo que podemos afirmar es que:
  • Hay nuevos puestos laborales.
  • Lxs empleadxs son precarizadxs.
  • Hay una mujer, madre, joven, villera como dueña de la franquicia.
  • Un McDonalds lejos está de equiparase con una escuela o un centro de salud.
  • Tener uno en tu barrio, es estar incorporado al sistema.
  • El cemento no se come, pero una BigMac, sí.
  • No sólo importa que lxs niñxs coman, sino, que se alimenten.
  • Las palabras esfuerzo y progreso son un alma de doble filo, no importa cuándo leas esto.

Ahora, les dejamos a ustedes el juicio sobre si esta inauguración implica una mejora para la calidad de vida de las personas que habitan allí, o un cachetazo más de neoliberalismo. O, tener la descabellada, arriesgada, complicada idea, de que hay situaciones que no se pueden encasillar, casos como un Mc. Donalds villero, que están más allá del bien o el mal.

Referencias

https://www.pagina12.com.ar/217025-por-que-larreta-perdio-en-la-villa-31

https://www.cadena3.com/noticia/sociedad/inauguro-el-local-de-mcdonalds-en-la-villa-31_247828

https://www.lanacion.com.ar/buenos-aires/el-viernes-abre-mc-donalds-villa-31-nid2311937

https://www.politicargentina.com/notas/201906/29399-insolito-larreta-comparo-el-negocio-privado-de-un-mcdonalds-en-villa-31-con-las-escuelas-que-deberia-abrir-su-gestion.html

http://www.izquierdasocialista.org.ar/viejos_es/cgi-bin/elsocialista.cgi.php?es=116&nota=7

http://wadmin.uca.edu.ar/public/ckeditor/2017-Observatorio-Informes_Defensoria-CABA-24-10-VF.pdf

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s