TARDE DE UN DESCONOCIDO

Por Melisa Fozzatti

 

La vereda es extensa
y alguien en alguna casa
puso las 4 estaciones
de Vavoldi, Vavaldi, Vivaldi, pensó
y se trabó al susurrar esas palabras

mientras observa cada baldosa evita tocar las ranuras que la separan
que se yo, el año recién arranca imagínense si se va arriesgar
está guardando la poca suerte que tiene
trata de no arrugarse la camisa
se acomoda la corbata y pasea de un lado a otro el maletín

no tiene nada, expectativas tal vez
nada para caretear
le gusta su traje
le gusta el maletín
le gusta su postura
la eficiencia
la fortaleza
le da paja pensar en todo lo bueno
lo positivo
la buena vibra
la esperanza
o la fe

está vacío, realmente vacío
y la cuadra no termina
parece apurado, pero en realidad
es mentira
patrañas, patrañas, patrañas
ni siquiera sabe por dónde va a doblar
se para a comprar algo en el kiosquito
la puerta cerrada
la ventana abierta
los 50 pesos
el juguito de naranja

pega un salto para no tropezar
así es
seguro
decidido
equivocado
escueto
tilingo
con el maletín vacío
la transpiración pegajosa
el sol demoledor
los dientes afilados
el ceño fruncido
el sombrero al costado
y una tristeza que va y viene

eviten las ranuras de las baldosas
que cada tanto viene bien
un poco de suerte

184/366 - Licht & Schatten / Light & Shadow