LA DESGRACIA

No llames a la desgracia porque podría escucharte. Por Agustín González